El Fondo Kati en la UCA

Cartel_Kati 2

Con motivo de la IV Semana Universitaria del Libro, el próximo jueves 21 de abril contaremos con la presencia de Ismael Diadié Haidara, conservador y “guardián” del famoso internacionalmente Fondo Kati de Tombuctú, que impartirá la charla-coloquio “Fondo Kati: historia y situación actual” a las 12:30 en el Salón de grados Izquierdo del Campus de Jerez.

10881624_345568895627006_3977216840829720958_n

Ismael Diadié es historiador, filósofo, responsable de la conservación del Fondo Kati, el legado documental andalusí más importante fuera de España, una colección formada por 12.714 manuscritos poéticos, científicos y religiosos.  Diadié, que se exilió en España tras la rebelión tuareg de 2012,1 es el último descendiente de Alí ben Ziryab al Kuti, ciudadano de Toledo expulsado de la ciudad en 1468 e instalado en Tombuctú.

El actual propietario de la colección y patriarca de la familia, ha relatado en diferentes ocasiones su legendaria historia…

Niger_saharan_medieval_trade_routes

El 2 de julio de 1467, tras una terrible lucha entre cristianos, judíos y musulmanes en Toledo, el joven jurista Ali Ben Ziyad al-Quti, de origen visigodo y de una familia islamizada, huyó de esta ciudad camino del exilio con su biblioteca. Su camino le hizo pasar por Granada, Sevilla, Argelia, Siria, Bagdag, Jerusalén, Mauritania, etc., pero fue su hijo, Mohamed Kuti, quién creó realmente la biblioteca al seguir comprando manuscritos a lo largo de sus viajes, conociendo a personajes importantes de la historia de Al Andalus como el León el Africano, y  acabando su periplo en la mítica ciudad de Tombuctú (actualmente en Malí), donde se casó con la sobrina del rey.

ISMAEL, EL ÚLTIMO GUARDIÁN TEASER from el sótano.doc on Vimeo.

¿Qué contiene el Fondo Kati?

 El Fondo Kati, incluye 7.000 textos marginales, Los bi, antologías poéticas, actas de compra-venta de judíos, cartas a reyes, etc., un contenido aún por analizar que en opinión del investigador John Hunwick, de la Northwestern University de Chicago “puede cambiar la historia de África” ya que “aún queda mucho conocimiento por descubrir en estos libros”.

Según afirma Ismael Diadié, cuando este investigador, ya jubilado, vió los manuscritos en Tombuctú se puso a llorar, temblando de emoción, había pasado años estudiando tan solo unas pocas páginas del Fondo Kati.

El Fondo, contiene unos 3.000 manuscritos excepcionalmente valiosos como Las Crónicas sudanesas de Es-Saheli (arquitecto y poeta granadino, creador de un estilo arquitectónico característico en todo el Sahel) o un Corán ceutí grabado en oro. Además, se calcula que hay unos 300 manuscritos de autores andalusíes, 100 de renegados cristianos, 60 de comerciantes judíos y el resto de temática árabe variada (religión, ciencia, medicina, derecho, filosofía, etcétera), que ayudan a conocer la historia de estos exiliados del siglo XV.

Fondo Kati Library

¿Qué ha pasado en Tombuctú?

Según el artículo El renacer de Tombuctú, el 30 de junio de 2012,los yihadistas de Al Qaeda del Magreb Islámico (AQMI) y Ansar Dine irrumpieron en la mítica ciudad (patrimonio mundial de la Humanidad desde 1988) y, entre otras fechorías, destruyeron 16 mausoleos de barro y piedra de los santos de la población catalogados por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad. La invasión duró nueve meses durante los que además cometieron todo tipo de atropellos y delitos. Parte de la población huyó antes de que llegaran.

ans

Afortunadamente, tres años después, gracias a un plan de la UNESCO dotado con 10 millones de euros y gracias  al riguroso trabajo de los albañiles locales, dichos mausoleos han sido reconstruidos siguiendo fielmente el modelo original. Actualmente, la ciudad está controlada por soldados de la ONU y el ejército de Malí, aunque persisten los ataques terroristas y de bandidos en los alrededores que impiden la vuelta a la normalidad.  Problemas enormes agobian a la población, uno de los peores, la alta tasa de malnutrición infantil. Uno de los culpables de la demolición se enfrenta a un juicio en La Haya ante la Corte Penal Internacional acusado de crímenes de guerra contra el patrimonio histórico.

Antes de que llegaran los últimos invasores (a mediados del año pasado), los Kati lograron sacar de la ciudad todos los libros, que ahora mismo hay un buen número de guardianes que se encargan de ellos en lugares que no puede revelar (por su seguridad). Pero necesitan recursos para remunerar a estos vigilantes, para poder reunir el fondo cuando sea seguro que vuelva a la luz y, sobre todo, para digitalizar la biblioteca entera y ponerla en valor, organizando exposiciones, fomentando la investigación de los expertos de todo el mundo.

El Fondo Kati como el Ave fénix

 Su actual propietario, con ayuda de intelectuales españoles como José Ángel Valente, Juan Goitisolo, el ya fallecido José Saramago o el exministro Manuel Pimentel, logró que la Junta de Andalucía firmase en 2002 un convenio que incluía  la financión de la construcción de un edificio para albergar esta biblioteca y la microfilmación de los manuscritos para su consulta por los investigadores. El edificio, con bastantes deficiencias, se construyó, pero la microfilmación nunca se llevó a cabo.

En 2012, la empresa de seguros DKV se comprometió a trabajar para que pudieran ser consultados, se han organizado exposiciones en diversas ciudades como Toledo, Tarifa o Jerez de la Frontera, pero todavía no se ha dado con una solución definitiva.

14_548

Según el artículo 12.000 manuscritos del Fondo Kati siguen en la estacada, la intención de su propietario, Ismael Diadié Haidara, era que fuera España el país que disfrutara del tesoro heredado de sus antepasados, pero a día de hoy los “12.714 manuscritos con 550 años de historia, los mismos que salieron de Toledo en 1467 y que Ismael quería que fueran digitalizados para su estudio en el mismo país donde comenzó su andadura” siguen sin tener una solución definitiva, en particular su digitalización. Esto está dando lugar a que instituciones extranjeras estén negociando hacerse con la versión electrónica de estos documentos para su posterior estudio.

El Círculo de Amigos del Fondo Kati: los apadrinamientos

 A raíz de la presentación en sociedad de esta colección en España, en febrero de 2013, un grupo de periodistas, escritores, artistas, etc. creó el Círculo de Amigos del Fondo Kati con el objetivo de apadrinar manuscritos por una módica cuota anual. A cambio, su nombre quedará ligado a la historia de este fondo y tendrán descuentos especiales. El círculo español fue seguido por la creación del Círculo de Amigos en Turín (Italia) y otros.

También se puede apadrinar un manuscrito y un árbol ya que el Fondo Kati tiene en marcha en Tombuctú, un proyecto de plantación de árboles, muy necesaria en una zona asolada por el desierto, las sequías, las hambrunas y la guerra, además de por el cambio climático. Desde 2008, ya ha plantado unos  10.000 árboles. Otra opción es apadrinar a un investigador, para facilitar que el fondo sea estudiado en profundidad. Por otro lad

En mayo de 2013, se creó la página web y la sede, consultable en https://fondokati.wordpress.com/, actualmente disponen de cuenta en Facebook.

La Universidad de El Cabo (Sudáfrica) está organizando la base de datos y la gestión de los apadrinamientos.

La digitalización de la biblioteca es fundamental para su preservación y estudio, ya que salvaría sus contenidos de la degradación del tiempo y de los avatares sufridos hasta ahora, pondría al alcance de todos los investigadores del mundo tan importantes fondos y facilitaría su difusión entre el público general.

 En Bamako, capital de Malí, y en ella el Centro Ahmed Baba está trabajando en la conservación y digitalización de los 377.491 manuscritos islámicos que fueron sacados de Tombuctú en 2012 para salvarlos de los yihadistas, con riesgo para las vidas de sus propietarios, entre ellos los del Fondo Kati.

Su director y organizador, afirma “Teníamos que sacarlos del desorden y la inseguridad, y cuando las cosas vuelvan a la normalidad, los manuscritos regresarán a Tombuctú. Mientras tanto, estamos mejorando sus condiciones de conservación y reformando nuestras bibliotecas”,“el proceso es lento, pero nos ha dado una oportunidad para tener un buen catálogo de los manuscritos y conservarlos mejor. La mayoría están en buen estado, pero aproximadamente un 20% se encuentran muy deteriorados”.

20.000 documentos antiguos ya han pasado por este centro y actualmente están almacenados en seis lugares cuya ubicación se mantiene en secreto.

En el trabajo de digitalización se está contando con la ayuda de un grupo de monjes benedictinos de la Abadía de Saint John, en Minnesota (Estados Unidos), especializados en la conservación de documentos antiguos, liderados por el padre Columba Stewart, que han asesorado y formado a técnicos locales. Además, se han encargado de conservar una copia digital que se conserva en una cámara sellada bajo una montaña de granito en Utah.

Reencuentro en España:

Tres ciudades españolas han acordado albergar y dar a conocer la biblioteca: Jerez, Tarifa y Toledo. Dicho acuerdo de la Fundacion Fondo Kati con la aseguradora DKV tiene como objetivos precisamente su conservación, digitalización, transcripción y traducción por investigadores, lo que garantizaría su conocimiento y conservación.

El acuerdo incluye también 2.200 piezas de arte africano y 30 años de grabaciones de tradición oral.

Según el artículo Comienza en Bamako la digitalización de la Biblioteca Andalusí de Tombuctú, cuando la Asociación Savama que preside  Abdel Kader Haïdara, termine el trabajo de digitalización, traducción y catalogación de 23 de los manuscritos del Fondo Kati,  se solicitará la aprobación del Ministerio de Cultura maliense para su traslado en avión a España,  para ser expuestos en 2017 en el Centro Cultural San Marcos de Toledo, el Castillo de Guzmán el Bueno, en Tarifa y en la sede del Fondo Kati en  el Convento de Santo Domingo de Jerez de la Frontera (gracias a un acuerdo con la mencionada empresa DKV), en concreto en su Claustro.

 Antonio Vila, directivo de DKV Seguros y vicepresidente de la Fundación Fondo Kati, afirmó que entre los 23 manuscritos que se están digitalizando se encuentra una copia del Tarik-El-Fettash o Crónica del Viajero escrito por Mahmud Kati, auténtica joya de la biblioteca en la que hay constantes referencias a la presencia de andalusíes en Tombuctú.

Este proyecto ha sido posible gracias a numerosas entidades, entre ellas la Junta de Andalucía a través del Instituto Andaluz de Patrimonio Histórico y la Fundación Tres Culturas, el Ministerio de Cultura de Malí y los ayuntamientos de las tres ciudades que acogerán las exposiciones.

Nuestra profesión bibliotecaria sigue siendo fundamental como garantes del derecho democrático al acceso y disfrute de nuestro rico pasado histórico y cultural, para que nadie que se considere en posesión de la verdad absoluta, destruya o tergiverse nuestro pasado.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s